A LA MADRE DE LA SABIDURÍA DIVINA


Oh Santísima Virgen María, que engendraste a Jesús Salvador, e infundiste al mundo la Luz eterna; oh Madre de la Divina Sabiduría, cuya piadosa intercesión alcanzó que innumerables inteligencias incultas e ignorantes progresasen en la ciencia y piedad, yo te elijo por guía y patrona de mis estudio.
Por tu intercesión, oh Madre de los buenos estudios, el Espíritu Santo llene mi alma de luz y fortaleza, prudencia y humildad; me inspire voluntad recta, inteligencia, memoria, facilidad suficiente, docilidad en particular de la mente y el corazón para que en todo, según los consejos de la Divina Sabiduría, pueda prosperar.
Defiéndeme, oh buena Madre, contra el espíritu de soberbia, de presunción, de vana curiosidad e inconstancia; presérvame de todo escándalo, de todo error, de todos los que puedan corromper mi fe, turbar la lucidez del entendimiento, la pureza del corazón, la paz de mi alma.
Te pido, oh María, que, bajo tu patrocinio, siempre sumiso a las direcciones y doctrinas de la Santa Iglesia, mi madre, pueda con seguridad, ahinco y constancia avanzar por el camino de la verdad y de la virtud, y finalmente llegar al conocimiento, amor y eterna posesión de Jesucristo e Hijo tuyo. Amén.

Indulgencia de 500 día (S. Paen. Ap., 18-IX-1933)

No hay comentarios:

Publicar un comentario