Vogue Gallery - Balmain 2010

2010rtw - Balmain

Solo para refrescar:  Muy interesante colección, mucho brillo, mucho brocado, mucha elegancia... Casi tan hermoso como unos buenos ornamentos litúrgicos XD

"LA MODA ES ARTE"


La Justicia - Virtudes

JACOBELLO DEL FIORE

Justice between the Archangels Michael and Gabriel (La Justicia entre los Arcángeles Miguel y Gabriel)
1421
Tempera on panel, 208 x 490 cm
Gallerie dell'Accademia, Venice

La justicia es una virtud sobrenatural por la que Dios infunde a la voluntad la inclinación constante y firme de dar a cada uno lo que en derecho es suyo (STh II-II,58,1). Después de la prudencia, es la más excelente de las virtudes cardinales, la que tiene un objeto más noble y necesario, y también más amplio, pues comprende el campo entero de las relaciones del hombre con Dios y con los hombres.

El cristiano por la justicia hace el bien (no cualquier bien, sino aquel bien precisamente debido a Dios y al prójimo) y evita el mal (aquel mal concreto que ofende a Dios o perjudica al hermano). La caridad extiende más o menos su radio de acción según los grados del amor; pero la justicia impone obligaciones estrictas, objetivamente bien delimitadas -aunque subjetivamente pueda en ocasiones haber dudas-. Y precisamente porque se trata de obligaciones objetivas y estrictas, pueden ser exigidas por la fuerza.

En la justicia se distinguen tres especies. La justicia conmutativa regula los derechos y deberes de los ciudadanos entre sí, dando o exigiendo a cada uno lo suyo. La justicia distributivareparte bienes y cargas, derechos y deberes entre los individuos, considerando honestamente sus méritos y necesidades personales. La justicia legal, fundada en la observancia de las leyes, inclina al individuo a contribuir al bien común de la sociedad como es debido.

Muchas virtudes derivan de la justicia o están a ella conexas. La fiel observancia respeta cuidadosamente las normas (Mt 3,15; 5,18). La obediencia reconoce la autoridad de los superiores. La afabilidad sabe tratar bien a los hombres. La piedad nos mueve a prestar a los padres y a la patria honor y servicio. La epiqueya o equidad nos lleva a apartarnos con justa causa de la letra de la ley para mejor cumplir su espíritu. La veracidad, la gratitud...



Pero la gran virtud de la religión, también perteneciente a la justicia, requiere mención aparte. Por ella el hombre se inclina a dar a Dios el culto debido, mediante actos internos (devoción, oración) o también externos (adoración, ofrendas, culto). La religión no tiene por objeto a Dios mismo, como las virtudes teologales, sino su culto. «La religión es una confesión de fe, esperanza y caridad» (STh II-II,101,3 ad 1m). Las virtudes teologales imperan el acto de la religión (81,5 ad 1m). Por otra parte, la religión impera sobre las demás virtudes (misericordia, laboriosidad, castidad, etc.), ordenándolas a la gloria de Dios (81,1 ad 1m; 88,5). Todo lo cual nos muestra que en la vida del cristiano debe haber habitualmente un amplio espacio para los actos propios de la virtud de la religión, concretamente para el culto litúrgico, que es «fuente y cumbre» de la vida cristiana (SC 10a).



La Fortaleza - Sobre las virtudes morales


BOTTICELLI, Sandro
Fortitude (Fortaleza)
c. 1470 Tempera on panel, 167 x 87 cm
Galleria degli Uffizi, Florence
La fortaleza es una virtud infundida por Dios en el apetito irascible, vigorizándole para que no desista de procurar el bien arduo, ni siquiera por los mayores peligros. La fortaleza ataca y resiste, cohibe los temores atacando y modera las audacias resistiendo. Asiste al apetito irascible en cuanto está sujeto a la voluntad, y asiste también a ésta por redundancia. El acto máximo de la virtud de la fortaleza es el martirio, por el cual el cristiano confiesa a Cristo con cruz y con muerte (STh II-II, 124,2).
La fortaleza, inferior a la prudencia y justicia, es superior a la templanza, pues en el camino del bien es más difícil superar peligros y sufrimientos que vencer atracciones placenteras. La fortaleza, que es contraria a la pusilanimidad y a la ambición, a la presunción y a la vanidad, no es indiferencia impasible, ni audacia temeraria, es potencia espiritual que da valor, decisión, aguante y constancia.
La fortaleza tiene como partes integrantes o como virtudes conexas la magnanimidad, que se atreve a obras grandes, la paciencia, tantas veces elogiada en el Nuevo Testamento (1 Pe 2,20-21; Rm 5,3; 2 Cor 6,4; 2 Tes 3,5; 1 Tim 6,11; 2 Tim 3,10), la longanimidad, que se ocupa en obras buenas que sólo a largo plazo darán fruto (2 Cor 6,6; Gál 5,22; Col 1,11), laperseverancia en el bien, a pesar de las dificultades (Mt 10,22; 24,13). Como todas las virtudes, la fortaleza viene de Cristo Cabeza hacia sus miembros: «En todas estas cosas vencemos por Aquél que nos amó» (Rm 8,37; +2 Cor 12,9-10).

Síntesis de Espiritualidad Católica/ José Rivera y José María Iraburu

PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA - SANTO TOMÁS, Fra Angélico


St Thomas Aquinas 1340-45
Tempera on wood
Collezione Vittorio Cini, Venice
PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA

OH Dios, dadme sabiduría. Enviadmela desde el Cielo; y desde el Trono de tu divina Majestad mandadla que descienda para que esté siempre conmigo, y trabaje conmigo, para que conozca lo que es aceptable a Ti. Ella sabe y entiende todas las cosas, y me guiará sabiamente en mis trabajos y me preservará con su poder (Sabiduría 9.)

Oh Santo Tomás, Patrono de las escuelas, alcanzadnos un fe fuerte, una ardiente caridad, una vida pura y un verdadero conocimiento, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Pag. 472, "Ofresco La Misa, Misal del Domingo", Copyright 1943. 1952, Catholic Book Publishing Co., N. Y.

Aparición de La Virgen a San Bernardo de Claraval - Filippino Lippi


Apparition of The Virgin to St Bernard 1486
(Aparición de La Virgen a San Bernardo 1486)
Oil on panel, 210 x 195 cm
Church of Badia, Florence
(Iglesia de Badia, Florencia)


The high point of the early phase of Lippi's development is the Vision of St Bernard, one of the finest lyric pictures of the entire Renaissance. St Bernard of Clairvaux, seated at a desk with his pen poised, experiences a vision of the Virgin, who regularly had been the subject of his writings. The confrontation takes place out-of-doors (rather than in his study or in a church), enframed ingeniously by an outcropping of rock that creates a natural bench and bookshelves for the scholar. Behind Bernard, in the dark reaches of the rock, are two chained demons, while in the zone above, Cistercian monks converse or look heavenward in front of their fine Renaissance abbey. Still higher in the composition, a sick old man is being carried down toward the building. On the other side, a sweet landscape sweeps the eye into the distance.The format of the main figural group is echoed by the stony backdrop which, roughly speaking, forms a pyramid. Also included are the donor, Francesco del Pugliese, matched pictorially on the other side by the blond angel, leaning inward, hands clasped in prayer. The colours are confident, bright, and direct, adding to the exceptional visual excitement of the painting. Mary hovers above the ground facing Bernard. Her elegant form and finely silhouetted head are not dependent upon vigorous light-to-dark juxtapositions or even, as with Botticelli, a felicitously found, heavily accented line, but rather on the operation of fragile edges. The same is true for the figure of the saint, where light, colour, and lustrous paint, presumably oil, combine to produce the desired effect. The landscape is rather flat, despite all the implications of deep space. The painting, although not dated, may have been finished by 1485, the approximate completion date for another project of considerable importance, the Brancacci Chapel frescoes.

El Bautismo de Cristo - Iluminación sobre pergamino

Baptism of Christ 1160s
(El Bautismo de Cristo)
Illumination on parchment,
249 x 156 mm
Staatliche Museen, Berlin

This leave, together with others now dispersed between various collections, was probably part of a twelfth-century pattern book which functioned as an iconographic guide for goldsmiths and illuminators in the Mosan region.

Esta, junto con otras ahora dispersas entre varias colecciones, fue probablemente parte de un libro de patrones del siglo XII, que funcionaba como una guía iconográfica de orfebres e iluminadores en la región del Mosa.

La Trinidad, La Virgen y Dos Santos - Luca Signorelli - Galería degli Uffizi, Florencia

The Trinity, the Virgin and Two Saints

(La Trinidad, La Virgen y Dos Santos)

1510
Tempera on wood, 272 x 180 cm
Galleria degli Uffizi, Florence


The painting was commissioned to Luca Signorelli by the Confraternità della Trinità dei Pellegrini of Cortona and shows a compact, tightly constructed composition. The Virgin and Child represent the central axis around which the Archangels Michael and Gabriel and Sts Augustine and Athanasius are grouped.

More rhetorical and at the same time archaising is the glory of cherubim surrounding the symbolic apparition of the crucified Christ and God the Almighty.


La pintura fue encargada a Luca Signorelli por la Confraternita della Trinità dei Pellegrini de Cortona y muestra una compacta y bien construida composición. La Virgen y el Niño representan el eje central alrededor de la cual los Arcángeles Miguel y Gabriel y Santos Agustín y Atanasio se agrupan.
Más retórico y arcaizante al mismo tiempo es la gloria de querubines que rodean la aparición simbólica de Cristo crucificado y Dios Todopoderoso.

Communion Des Saints - Seminario del Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote - Música Gregoriana


¡Que hermoso lugar para convertirse en Sacerdote de Cristo!

Este vídeo muestra pasajes de la vida en el seminario del Instituto "Christ the King Sovereign Priest"; nos invita a convertirnos en bienhechores comprando su más reciente CD. Ojalá podamos todos apoyar esta obra.

www.institute-christ-king.org

"DANOS, SEÑOR, SACERDOTES SEGÚN TU CORAZÓN"

You Against the World - Tu contra el mundo


Para todos quienes sienten que ya no pueden seguir defendiendo la verdad en medio del caos este VORTEX les arrancará una sonrisa.