Sobre amigos, corazones y la Cruz...


Mi amado amigo, nunca he deseado para ti menos de lo que desearía para mí...¿Cómo podría abandonarte ahora? Dulce lazo que nos lleva hacia Ti Señor apoyados los unos en los otros.... Que sea al final como decía el amabilísimo padre: "Los Corazones que Dios ha unido no los separará la distancia del cielo a la tierra "... Y mientras tanto podamos decir también con San Francisco: "Mi querido amigo, si usted me sacara con odio el ojo izquierdo con el otro seguiría viéndole con amor, y si me sacara también el ojo derecho que quedará el corazón para amarle"... Permítenos Señor amarnos a pesar de nosotros mismo, a amarnos con rectitud de intención por Ti y en Ti... Que sepamos siempre que nada de bello hay en las criaturas que no venga de Ti, ni nada de horrendo en ellas que no podamos protagonizar también nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario